“Ya no tengo edad para eso”

“A usted Señora, que dice que ya le paso la hora, de sueños fantasías y aventuras, y vive por y para el que dirán. Y a solas llora, la historia de su ayer y la memoria, de amores de placeres y locuras, que añora y no se atreve a confesar…”

Muchas veces he oído esta expresión en amigos que alcanzan ya la tercera edad: “Ya no tengo edad…” casi siempre asociada a la realización de algún tipo de ejercicio o alguna actividad social. Y siempre utilizando como pretexto sus achaques, enfermedades, problemas personales y su edad.

Les comento algo; la mejor forma de obtener un envejecimiento saludable es realizar actividades físicas de algún tipo, actividad mental, asistir a eventos sociales, y claro esta acudir a sus chequeos y consultas. 

Pero eso de que la edad sea impedimento para divertirse es UNA MENTIRA.

“…A usted señora, con todo el respeto y sin que se ofenda, voy a decirle, que tengo el remedio, del mal que se queja; liase la manta a la cabeza y haga lo que le apetezca, salga a la calle a vivir la vida, que el mundo la espera…”

La diversión en la tercera edad así como en cualquier etapa de la vida, es algo fundamental para el desarrollo pleno de la existencia humana. Todos necesitamos reír y pasarla bien para drenar las preocupaciones del día a día, pero durante la vejez, esto se vuelve un factor fundamental para darle sentido a la vida y poder sobrellevar mejor los achaques propios de la edad. 

Sin embargo, la diversión en la tercera edad tiene un carácter diferente, mas pausado y maduro, pero siempre con ese encanto que nos hace sonreír ante las cosas mas sencillas o profundas, pero que solo tienen significado especial para cada uno de nosotros. Cada cabeza es un mundo y la manera de divertirnos en consecuencia, también. 

“…A usted señora, que piensa que la edad hace la moda, descubra la belleza de una arruga, es tiempo de vivir sin lamentar… y se equivocan, si dicen los demás que esta usted loca, olvídese y bendita la locura que la enseño de nuevo a disfrutar…”

Entendemos la diversión como todas aquellas actividades que producen placer y logran distraernos de las preocupaciones y del aburrimiento, con el condicionante de que siempre deben producirnos alegría. Todos necesitamos divertirnos para recuperarnos del desgaste emocional y psicológico, así como para aumentar nuestra salud y estado general de bienestar. 

 Entre los beneficios de la diversión para la salud encontraremos: mejora la respiración y la circulación, fortalece el sistema inmunológico, libera endorfinas, reduce la tención y la ansiedad, desarrolla una actitud positiva ante la vida, y finalmente favorece la autoestima.

Cuando envejecemos nos vemos en la necesidad de adoptar un estilo de vida menos fonético, principalmente por las limitaciones físicas y mentales que empezamos a encontrarnos. Sin embargo, ese nuevo estilo de vida no tiene por que ser aburrido, sino que nos invita a replantearnos el concepto de diversión, aceptando nuestra realidad desde una aptitud positiva, y abriéndonos a todas las posibilidades que esta nueva etapa puede ofrecernos. Es fundamental trabajar mucho la actitud ante la vida llegados a este punto.

Es momento de dejar atrás la idea de que la vejez es una etapa aburrida. Por el contrario, puede ser el inicio de un nuevo período de mucho aprendizaje, y descubrimientos, por lo que bien aplicaría la frase: “lo mejor esta aun por llegar.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s