Retos virales en Internet… la verdadera pandemia del siglo XXI

El crecimiento en los últimos años, del uso de móviles por menores y adolescentes, ha dado cabida al surgimiento de numerosos retos peligrosos y absurdos que han sido compartidos por los usuarios de las redes sociales.

Los que inician estos desafíos suelen ser famosos, y no tan famosos, youtubers, instragrammers y tuiteros. Pero también futbolistas, cantantes, cómicos…El problema es la rapidez con la que se difunden estos juegos peligrosos en internet y ahí caen en la trampa los jóvenes.

Afortunadamente estos retos tienen una muy corta duración, pero por desgracia nunca acaban, cada día nacen mas de los que desaparecen.

Pero: ¿Que tienen de malo? ¿Por qué tildarlos de peligrosos? Si son tan atractivos y muchos los cumplen…

Ya por su naturaleza los adolescentes tienden a ser impulsivos, y estos retos «virales» son capases de cautivarlos mediante atractivos comportamientos que llaman la atención, especialmente en Redes Sociales.

Por brindar ejemplos podríamos recordar algunos de estos retos como: el reto del balde de agua helada, para sensibilizar por la esclerosis lateral amiotrófica ELA (ALS, por sus siglas en inglés) pueden resultar divertidos y hasta se podrían considerar actividades positivas, pues al fin dan con una buena causa, tienen un sentido y un mensaje inofensivo… Pero; del otro lado, muchos de los retos que encontramos en Internet a diario a tras de las redes sociales, resultan autoatentativos, llegan a ser muy peligrosos y en michas ocasiones provocan daños permanentes.

Muy probablemente hayas oído hablar sobre el reto de la canela, el reto de la cápsula de detergente Tide, el juego de la asfixia o el reto de la sal y el hielo; todos estos pueden ocasionar graves lesiones.

Es prudente he importante que si soy padres os mantengáis informados sobre estos retos y las razones por las cuales son tan llamativos para los adolescentes.

¿¿Como es posible que sean tan idiotas de realizar estos retos absurdos los adolescentes??

Básicamente por que el cerebro de los adolescentes continúa desarrollándose aun, y la parte del mismo que se encarga del pensamiento racional, la corteza prefrontal, seguirá así, en desarrollo, mas o me os hasta los 25 años de edad. Esta misma razón hace que los adolescentes sean más impulsivos y suelan actuar, antes de pensar del todo las consecuencias…

…Las causantes no son las «malditas» redes sociales, como muchos piensan, estas están para hacernos mas agradable la vida en general, pero su ascenso es demasiado veloz como para controlar todo lo que en ellas se cuece…

Bien es cierto que las redes sociales «premian» el comportamiento escandaloso, y en una sociedad en que se vive del alarde, mientras más escandaloso; más s se puede alardear. Para un adolescente el miedo a perder seguidores, contactos o amigos es «real» se vuelve algo fundamental dentro de su adicción, pies con su corta edad el ámbito de las redes resulta trepidante e irreflexivo. En este paisaje la incapacidad de un cerebro subdesarrollado de adolescente de pensar ls cosas y las consecuencias de sus acciones se ve extremadamente posibilitada.

Un adolescente no se toma el tiempo para pensar en si el detergente para lavar ropa es un veneno con el que podría quemarse la garganta o las vías respiratorias. Ellos solo se enfocan en que un chico popular del cole lo ha hecho y ha ganado con esto consiguió cientos «me gusta» y comentarios para su plataforma.

<Unos consejitos para los padres…>

Uds como padres también pueden contribuir al desarrollo y aumento de la capacidad cerebral. Yo les sugiero como:

  • 1. Para iniciar la conversación, pregúnteles a sus adolescentes sobre los retos más grandes de los que se hablan en su círculo de amigos. Anímelos para ver si pueden sorprenderlo (decirle algo que usted no pueda creer). Pregúnteles (calmadamente y sin juzgarlos) lo que opinan sobre ese reto. Esto ayuda a fomentar la habilidad de calcular el riesgo de lo que le puede pasar a alguien que asume el reto. Usted también puede continuar ejercitando el control que tiene como padre, limitando el contacto que tiene con ciertos chicos o restringiendo ciertas actividades.
  • 2. Si sus adolescentes han mencionado que tienen interés en participar en un reto, hágales preguntas generales que los hagan pensar detenidamente en cada paso del reto.  Pregúnteles qué consideran sería lo peor que pudiera pasar, como por ejemplo quemaduras o una visita al hospital, así como el posible riesgo de que produzca asfixia, tos o enfermedad. Pregúnteles por qué lo harían y si vale la pena el riesgo. Pregúnteles si conseguir muchos «me gusta» y comentarios en las redes sociales vale la pena el riesgo de tener que ir a una sala de urgencias debido a quemaduras en la garganta.
  • 3. Cerciórese de ser «amigo» de sus adolescentes en las redes sociales. Ser parte de sus plataformas preferidas puede servir para mantenerlo informado sobre lo que pasa en sus vidas cotidianas. Mire las historias que publican para tener una idea sobre lo que está pasando en la escuela y con sus amigos. Recuérdeles a sus niños que, si usted paga por los servicios del dispositivo y por la red, ellos tienen que aceptarlo a cambio como «amigo» en sus plataformas.

    4. A veces los niños están más dispuestos a hablar sobre sus compañeros que de sí mismos. Hacer preguntas sobre las tendencias de la escuela, amigos y nuevas modas, puede producir más respuestas que preguntas sobre sus propias actividades. De todas formas, es importante mantener las líneas de comunicación abiertas y evitar juzgarlos. Es mejor discutir con calma los peligros que existen con estos retos.

    Deja una respuesta

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

    Conectando a %s