“La vida, no es lo que esperaba…”

De pequeños tendemos a creer que todo será más fácil una vez que seamos adultos. Que un trabajo y una casa nos llevaran a una familia y tendremos libertad de hacer lo que nos guste, o que nadie nos dirá que hacer o que no, o simplemente nos acompaña la infante idea de que todo es mas fácil siendo grandes y que si lo planeamos bien tendremos una vida muy feliz. Pero, ¿¿Qué pasa cuando las cosas no salen como esperábamos??

Con el paso del tiempo realmente solo crecen o cambian las preocupaciones: lo que antes representaba sacar buenas notas ahora se convertirá en la carrera por conseguir el mejor lugar del cole. Y así el mejor puesto de trabajo, el mejor salario. Antes nos limitábamos a decirle “me gustas” a la chica que nos despertaba mariposillas en el patio del recreo, mas tarde se trata de competir por demostrarle que eres su mejor opción, o el que más la quiere. Y lo de llegar a casa y recoger tu cuarto cuando menos te quieres dar cuenta se ha convertido en regresar cansado a limpiar cocinar y preparar todo para un nuevo día de trabajo, a veces incluso sin tiempo para un gusto o un capricho…

¿Entonces que pasó con el plan que teníamos de un futuro tan especial? ¿Qué pasa con todas aquellas cosas que queríamos hacer de grandes, o que podríamos hacer según nosotros? ¿Han muerto? ¿Han desaparecido?

¡¡¡Por supuesto que NO!!!

Simplemente debemos empezar a aceptar que las cosas no siempre salen como esperamos, o al menos no justo de la manera en que lo planeamos que pasara. La vida, depara siempre un misterioso sin fin de posibilidades de que las cosas salgan de maneras diferentes a las que imaginamos.

¿Qué pasa entonces cuando algo no sale como pensamos?

Es común que escuchemos frases de autoayuda como: “es que Dios te tiene preparado algo mejor” o “tal vez, no era tu momento” e incluso: “cuando una puerta se cierra otras 10 se abren”… pero, ¿estas frases son ciertas, o tan solo nos estamos justificando “románticamente” para no sentirnos tan desdichados?

Según el conferencista internacional David Montalvo una vez que las cosas no se dan como tú querías es por dos aspectos muy concretos. El secreto esta en ser honesto con nosotros mismos y posicionar nuestra situación de conflicto en uno de ellos.

David nos enfrenta a:

#1 Que todo sea parte de un plan perfecto:

Osea que si exista alguien o algo que desde arriba mueva los hilos. Sea Dios o el azar, o una energía cósmica en fin, algo que nos conduzca en la vida, los marcianos que se yo… que crea como un complot, en el que el universo conspira para que podamos aprender algo y continuar. Obvio que en ocasiones la vida nos enfrenta y nos sorprende con situaciones que escapan de nuestro control y nos cambia los planes. Pero quien quita que quizá ese plan B del cosmos, resulta mejor que el plan A que teníamos en mente.

¿Qué podemos hacer? Dejar que fluya… agradecer las bendiciones, perdonar las traiciones, aprender de los errores y adaptarnos al nuevo plan B. sin acostumbrarnos demasiado por si de repente todo vuelve a girar.

#2 Por resistencia al cambio:

Si llevas determinado tiempo haciendo lo mismo sin recibir lo que deseas, creo que alguien esta necesitando un cambio ¿no crees? Einstein decía que hacer repetidas veces lo mismo esperando un resultado diferente, ese era el verdadero significado de la locura. El gran problema es el enorme temor al cambio, a variar los planes, la gente se resiste a hacer ajustes en su vida y de cualquier forma sigues sin recibir lo que desean. ¿Cuál es el resultado? Frustración, piensan que los demás son los de el conflicto, echan la culpa a su mala suerte.

Concejo: no teman al cambio, si algo no sale como esperabas sitúate aquí y cambia tus pasos en pos de buscar una nueva vía.

Esta claro que siempre hay eventos aislados que definitivamente no podemos controlar, es cierto. Pero, también existe una libertad de decisión, en la que puedes elegir siempre que camino tomar. No pienses que las cosas no salen por que el mundo esta en tu contra; analiza tu interior y escarba para encontrar la piedra que no te deja avanzar en tu camino.

“Las cosas nunca salen como yo esperaba”

Imagina la cantidad de cosas que serias capaz de hacer si no estuvieras tan preocupado de que te salgan bien, o de que sean tal y como lo planeaste. Ten presente que la felicidad no es la ausencia de problemas, sino acunado eres capaz de tomar el control sobre ellos. Ten en cuenta siempre lo que tienes presente; lo que perdiste ya se fue, y es mejor pensar que no lo necesitabas. Lo importante es saber aprovechar lo que el mundo te regala hoy.

Con los chicos de civilgeeks.com encontré una especie de pensamientos que puedes tener cuando las cosas no te salen como esperabas.

El dolor es parte del crecimiento.

Cuando sentimos que la vida nos da la espalda es cuando mas debes esforzarte por seguir a delante. Históricamente las personas no solemos movernos sin que las circunstancias nos obliguen. Recuerda que el dolor es acompañado de un propósito. Debemos siempre luchar de manera digna por lograr nuestra meta.

Todo es temporal.

Cada vez que nos hagan daño, nos curaremos. Que la vida se torne algo complicada no significa que será siempre así, cada tiempo tiene un comienzo y un fin, por eso tienes que aprovechar cada minuto dando lo mejor de ti.

Las quejas no te cambiaran nada.

Recuerda que es mucho mejor intentar y fallar que jamás haber intentado. Las personas que mas se quejan son aquellas que nunca lo intentaron, o los que menos probaron. Si realmente crees en algo, no te des por vencido, sigue intentándolo. N te quedes en el pasado, utiliza lo aprendido de tus errores y genera un cambio.

Cada pequeña batalla es un paso adelante.

La paciencia no es la capacidad para esperar si no la habilidad de mantener una buena actitud mientras te esfuerzas en alcanzar tus sueños. Esto puede ser difícil pero tú sigue adelante, y sonríe que se viene lo mejor.

La negatividad de los demás no es tu problema ¿ok?

Si intentan deprimirte, sonríe. Si te rodea la negatividad, se positivo, no dejes que la mala energía de otra persona te cambie tu eje… la gente hablara, lo hagas bien o mal. Así que si crees en algo lucha por lograrlo sin importar los demás.

Lo que tiene que pasar eventualmente sucederá.

Es muy común que hagamos todo lo posible por evitar que algo suceda, pero lo único que hacemos es retrasar lo inevitable, y por el camino sin saber nos estamos lastimando. En cada problema nos espera un regalo envuelto, solo debes abrir tu mente y saber verlo.

Lo mejor, siempre será CONTINUAR.

Nunca dejes que una lección te destruya, las mejores lecciones de la vida las aprendemos en los peores momentos o tras los peores errores. No temas intentarlo de nuevo. Se humilde y generoso, habla con la verdad, trabaja dignamente, si te cansas sigue adelante, por que estas en los pasos correctos para crecer.

¿Qué dicen chicos? ¿Cómo reaccionan Uds. a los hechos que no salen como esperaban? Yo creo que lo mejor es ponerle aptitud positiva y sacarle provecho a la nueva situación. Pero ¿y tu? ¿Tienes algún método o estrategia secreta????

3 comentarios sobre ““La vida, no es lo que esperaba…”

  1. Si todo fuera como esperamos o como pensamos, ¿dónde estaría el chiste de la vida? Los problemas y las controversias son las que implican el reto de mejorar y avanzar. Evolutivamente era necesario que no fueran las cosas como se pensaba.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s