Una intuición en el número Seis: El sexto sentido.

Como una voz, que en ocasiones nos grita desde el interior. El conocido como “sexto sentido” es la capacidad natural que tiene el ser humano para intuir. Hablemos un poco de esas corazonadas a las que muchos, no dan importancia. Pero, las ideas “sentidas” tienen, en muchas ocasiones, mucho mayor valor que las ideas “pensadas” porque son el reflejo de nuestro ser auténtico.

Pero bueno, ¿podemos fiarnos realmente de nuestro sexto sentido?

Creo que puedo ofrecerles una sencilla respuesta: démosle el valor que merece. Les cuento, no estamos en presencia de “percepciones extrasensoriales” ni de “precognición”. En realidad, las intuiciones, son regalos de nuestro cerebro, ideas que nos brinda, sin tan siquiera saber como. En el fondo el “sexto sentido” es una delicada y meticulosa búsqueda por nuestro océano inconsciente para hallar una respuesta adecuada en un instante de necesidad.

“…en el amor, como en el mar, suele ser mejor seguir una corazonada, que hacer caso a toda una biblioteca…”

¿No les ha pasado que, conocen a una persona y sienten como si una voz les dijera que no es de fiar? Cuando hemos de tomar una decisión importante, aun después de meditarla, elegimos la opción que habíamos sentido desde el principio. Este “sexto sentido” siempre está ahí, oculto, pero presente. Discreto, pero guiando, modelando la mayoría de nuestras acciones y reacciones, de los caminos que escogemos en la vida.

A día de hoy ha tomado gran trascendencia, la influencia de este sentido, lejos de verlo como algo poco fiable, debemos centrarnos en esta transcendencia. Una buena inteligencia intuitiva, nos perite profundizar en nosotros mismos, para adaptarnos mucho mejor a nuestro entorno. De este modo, seremos más eficaces en nuestros trabajos y más felices en nuestras relaciones. ¿quieres saber por qué?

Un privilegiado “rincón” de nuestros cerebros se le otorgó al “sexto sentido”.

Nuestro cerebro, funciona atendiendo a datos e informaciones que obtiene y conecta entre sí. Pero bueno, nuestro cerebro no lo sabe todo, y en muchas ocasiones está obligado a improvisar. De hecho, esto lo hace casi todo el tiempo. Lo hace basado en experiencias, se apoya de todo lo que hemos sentido, visto e interpretado, para, de este modo, gestar una intuición.

Pero atentos: el sexto sentido es un fantástico sistema de supervivencia. Para decirlo de una manera simple, funciona como una alarma, en ocasiones en las que algo no va bien y necesitamos reaccionar de manera espontánea y efectiva, se activa este emocionante circuito interior. Esta brújula. Es por ello, que la puesta en marcha de una respuesta efectiva y el ajuste del rumbo de nuestro comportamiento, lo debemos a estos “regalos” en forma de intuición que nos hace el cerebro.

Se ha desatado un gran interés por este tema en los últimos años. Al punto de que ya conocemos la zona exacta en la que se desarrolla este sexto sentido. Según los científicos esta es la corteza cingulada anterior del cerebro, una región, estratégicamente, situada entre ambos hemisferios del cerebro. Es más, expertos afirman, que esta área se conecta con nuestro cerebro inconsciente, para así advertir de ciertos peligros. Sin dudas es algo fascinante ¿No creen?

La sensibilidad es el vestido más elegante de la inteligencia. Ser sensible no es algo que deba avergonzarnos, sino que es una muestra de nuestra inteligencia. Vístete de sensibilidad y demuestra tus sentimientos.

Las personas con sexto sentido.

“una corazonada es la creatividad tratando de decirte algo” -Frank Carpa-

Albert Einstein en 1930 afirmo a un periodista que la nica cosa a la que realmente le otorgaba valor era a la intuición, cuando le preguntaba sobre su teoría de la relatividad. Le declara luego que tenía total confianza en que sus estudios eran ciertos por que el “lo intuía”.

Este es un hermoso y gran ejemplo de un sexto sentido. En muchas ocasiones, no es necesario que toquemos y veamos algo, para creer en ello. Nadie, por ejemplo, tiene que demostrarnos que el camino que escogemos es el acertado si así lo sentimos en nuestro interior. Como tampoco necesitamos leer toda una biblioteca para saber que amamos y somos amados. Nos lo dice el corazón, y él nos habla la intuición.

Rasgos de un sexto sentido escuchado.

Antes que nada, les diré: el sexto sentido, como todos, puede entrenarse y trabajarse a diario. De hecho, podría recomendarles libros muy interesantes como: “educar la intuición: desarrollo del sexto sentido” de Robín Hogarth.

Aunque estos autores nos indican que es común desarrollar entre los 40 y 50 años de edad, un auténtico sexto sentido. Pues esta es una época de mayor crecimiento interior, un despertar a emociones y auténticas necesidades. No obstante, podríamos resumir algunos rasgos de las personas con mayor intuición a través de algunas características:

•~Escuchan su voz interior.

•~Deleitan de su soledad, conectan frecuentemente con ella.

•~Son personas muy creativas.

•~También muy analíticas.

•~Practican una atención plena pues son muy observadores.

•~Escuchan a sus cuerpos con una finalidad concreta: aprender a sintonizar el cuerpo y prestar más atención a las “corazonadas”.

•~Toman en cuenta sus sueños.

•~No les agradan las reglas.

•~Asumen riesgos.

•~Cometen muchos errores, pero aprenden de ellos.

•~Son independientes.

Sin duda alguna, asumir una perspectiva vital, basándonos en estas estrategias nos llevará por caminos más liberadores y satisfactorios. Porque al fin y al cabo la razón está siempre en nuestro intelecto, pero la intuición, rara vez se equivoca.

¿La mente es nuestro Sexto Sentido?

En medio de toda la investigación que he realizado para llevar a cabo este nuevo post, hubo algo, una idea que vino a mi cabeza, y al explotarla tranquilamente me pareció bien interesante compartirla con Uds. también, a fin de que tengamos otro punto de vista más, y pensando que quizá a alguno le surgiera la misma idea, que la encontraran también un poco esclarecida.

Se trata de la idea de considerar la mente como el “sexto sentido”. Pensando bien es los sentidos, los cinco que supuestamente conocemos con exactitud, veremos que nos resulta imposible desconectarlos, a ninguno de ellos. podemos utilizar uno de manera intencionada (tocar, oler algo, fijar la vista en algo) pero cuando ya no se trata de algo intencionado, incluso cuando ya ni les estamos prestando atención, nuestros sentidos continúan activos.

Lo mismo ocurre con la mente, podemos pensar en algo con toda intención, planificar o recordar algo, pero también sigue ella sola su actividad cuando dejamos de pensar intencionadamente. Así, es como surgen recuerdos, tareas pendientes, así es como a veces atamos cabos… en realidad nuestra mente como el resto de los sentidos, no se desconecta nunca.

Lo que me resulto curioso, es como ninguno de nosotros trata a los fenómenos mentales como al resto de experiencias sensoriales. Les pondré un ejemplo: si vamos por la calle, y vemos o tocamos o escuchamos u olemos algo, no por el hecho de haberlo sentido pensamos que es nuestro. sin embargo, con nuestros pensamientos no es así, somos acreedores de que son nuestros, cunado cometemos algo que a nuestro entender es un error, surgen pensamientos como “eres un inútil” ¿Por qué lo hacemos nuestro y nos lo llegamos a creer? Haciendo que merme nuestra autoestima.

Los pensamientos no son más que fenómenos mentales, nosotros no somos nuestros pensamientos. Posiblemente muchos de los pensamientos de cada uno tengan que ver con su historia, incluso puede que los hayan aprendido de otro ser. Des-identificarnos de los pensamientos, o sea, verlos con distancia y como algo ajeno a nuestra persona, es muy importante para nuestro bienestar emocional. ¿Por qué? Pues porque la mayor parte de nuestros malestares no vienen del pensamiento en sí, sino de la manera en que nos relacionamos con ellos.

Una persona puede suspender un examen y pensar “soy incapaz de hacer nada bien” esto es un pensamiento automático y con algo de frustración, pero concretamente también es un juicio y una generalización que no describen lo que ha sucedido. Pero si se queda enganchada a ese pensamiento es probable que tire la toalla y se sienta completamente desanimada, en cambio, si lo ve con cierta distancia, resulta mas fácil no dejarse caer y buscar una frase más positiva que lo ayude a levantarse; como, por ejemplo: no pasa nada, no soy ni el primero ni el último.

Pero claro no es nada fácil ver con distancia nuestros pensamientos. Esto requiere práctica. Un pequeño truco que recomendaba un maestro es que cuando nos apareciera un pensamiento nos dijéramos “me ha venido un pensamiento de …” en vez de quedarnos en el pensamiento en sí. Esto nos puede ayudar a ganar distancia y analizar este pensamiento. Si se os ocurre algún otro truco no dudes en dejárnoslo en tus comentarios nos encantara intentarlo seguramente.

¿Cómo podemos desarrollar un sexto sentido?

Lo primerito que debemos entender es que la intuición como sentido, lo podemos desarrollar y cultivar, a través del tiempo, con ciertos pasos o claves que te voy a compartir.

1. Empieza pequeño:

Cuando te enfrentes a situaciones en las que no sepas que decir, cierra tus ojos, respira e intenta sentir en tu interior, cual es la opción más adecuada. Trata de dejarte llevar por tu corazón, por tus impulsos.

2. Confía en ti mismo:

Hablar de intuición y sexto sentido es como hablar de autoconfianza y seguridad en ti mismo. En situaciones desafiantes, permítete confiar en que harás las cosas bien. Deja de lado las dudas y planeta seriamente el dejarte guiar por ti mismo.

3. Prueba tu habilidad:

En eventualidades totalmente aisladas comprueba que tan hábil eres con la intuición.

4. Combina tu intuición con técnica:

El póker, por ejemplo, es un juego donde puedes practicar tu intuición, pero, si lo combinas con una vena técnica tus posibilidades se elevan que no veas. Confía en tus corazonadas, pero deja también que el pensamiento aporte una base sólida a estas corazonadas.

16 comentarios sobre “Una intuición en el número Seis: El sexto sentido.

  1. Muchas gracias amigo mío, por esta sencilla manera de informarnos y ampliarnos en este interesante tema desde un punto de vista más biológico (un campo en el que en realidad no me adentro mucho) me encanta que dos campos de la ciencias en mi blog converjan jjjjj en serio muy interesante muchas gracias me alegra que te haya gustado el tema…

    Me gusta

  2. Muy interesante el tema. La verdad que como biólogo considero que el sexto sentido posee una explicación fisiológica cuyos detalles aún representan un campo desconocido para la ciencia. Efectivamente nuestro cerebro es capaz de hacer maravillas y el estudio de estos fenómenos es algo que me apasiona.
    Creo que es importante también reconocer que el sexto sentido es un fenómeno sensorial fundamentalmente psicológico y no biológico. Las sensaciones biológicas son: mecanorrecepcion, propiorrecepcion, quimiorrecepcion, propiorrecepcion y nociorrecepcion. Cada una de ellas posee una vía específica hacia la cortesía cerebral. Si están interesados podría enviarles información sobre el homunculo cortical y demas, en donde estas sensaciones quedan mejor representadas y explicadas. En el caso del sexto sentido, como bien hemos leído, existe una gran asociación con la zona limbica en el lóbulo derecho del cerebro. Es por esta razón que esta muy relacionado con las emociones, por lo que un mayor desarrollo de la inteligencia emocional podría manifestarse como un incremento de nuestra capacidad sensorial intuitiva.

    Me gusta

  3. Mi sexto sentido como que se quedó dormido conmigo. la verdad que recién reparo en su significado real. Siempre atribuía algo que no debía hacer, a la suerte de no haberlo hecho. Con tu artículo, su conocimiento. Estupendo.

    Me gusta

    1. Muchas gracias amigo… es común lo que le ha sucedido, confieso que hasta que empecé a crear la investigación también solía confundir algunas cosas… realmente entrenar nuestra IE y atender a nuestro Sexto Sentido incorporándole la sensatez justa…. es fundamental en nuestra vida…

      Le gusta a 1 persona

      1. Muy buen artículo, abarcador y profundo en la investigación. Felicidades amigo!! Que reconfortante saber que tengo buena intuición 😆😉

        Me gusta

  4. Muy interesante esta entrada amigo… en los momentos mas importantes de mi vida me he dado la oportunidad de escuchar a mi intuicion intuición y realmente no se ha equivocado aun… gracias…

    Me gusta

  5. BUENO yo no soy de las que me dejo guiar mucho por mis intuiciones, supongo que yo y mi Sexto Sentido no estamos bien conectados jejeje pero empezare a trabajarme esa IE pues si lo considero algo propio de nuestro cerebro y como tal ouedo entrenarlo….

    Me gusta

    1. Gracias por tan lindas palabras… recuerda que nuestra IE es la que nos ayuda a vivir mejor con nosotros mismos… y ese Sexto Sentido puede ser quien nos ayude en muchos peligro sin siquiera saber q ha sido el… un abrazo grande

      Me gusta

  6. Chulisimo el articulo yo soy de los que siempre nos dejamos guiar por el instinto. Pero claro todo en exceso es dañino hay que saber balancear y poner medida a nuestro sexto sentido. Me encanta el artículo está muy bien desarrollado y muy bien tocado el tema ya tienes un seguidor nuevo muchas gracias saludos desde Puerto Rico.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Risto Mejide Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s