Hablemos de Geometría Mental Los Círculos Viciosos

Los famosos “círculos viciosos” son otra de esas terribles figuras geométricos que según el poeta deberíamos evitar totalmente. Pues hoy, dedicaremos un ratito para describir este fenómeno, que se trata de patrones de pensamientos que son una autentica trampa, en la que caemos una y otra vez.

Psicológicamente, nuestra mente tiene una especie de tendencia a la repetición, volvemos o intentamos siempre volver a lo conocido, a aquello que nos representa comodidad, y entonces esto nos hace llegar a repetir conductas que nos hacen daño, y sin embargo no podemos evitar ponerlas en práctica. Esta es una zona que nos provoca sufrimiento, y es muy importante evitar caer en ella, o si estuviéramos ahí, identificarla y tomar acción para producir cambios, fundamental para lograr esto, es conocernos y observarnos constructivamente para reconocer aquello que nos está haciendo mal.

Una vez que nos descubrimos realizando una y otra vez las mismas acciones y obteniendo los mismos resultados, entonces estamos en un círculo vicioso, también aplica cuando hacemos una y otra vez el mismo acto, repetir una escena, una situación inclusive con pensamientos. Este tipo de situaciones provoca en un ser humano una sensación de vacío, de falta de salidas, como si sintieran la ausencia de alternativas válidas, nos incapacita de elegir algo diferente. Un círculo vicioso es algo semejante a un callejón sin salida, es como un callejón mental.

Rompe los círculos viciosos de tu mente, derriba esa pared…

“No tengo suerte” “Siempre me pasa lo mismo” “¿Para qué intentarlo si no voy a poder?” este tipo de expresiones típicas de un círculo vicioso, en muchos casos no reconocido, solamente autolimitan y detienen la construcción de nuevos caminos y nuestros pasaos hacia el desarrollo como personas. Generalmente, estos estados son frutos de una baja autoestima chicos, por eso debemos tener seguridad y autoconfianza a la hora de tomar decisiones. También bueno esto puede estar dado por experiencias negativas vividas antes y que se encuentran atascadas obstaculizando el presente y provocando miedo al futuro.

Les diré, si registramos el malestar y el padecimiento, sospecho, que los encontraremos ligados a una situación determinada (consumo de alguna sustancia, trabajo desgastante, relaciones toxicas) pero muchas veces también, este malestar evita que intentemos encontrar soluciones, nos paraliza y provoca que recurramos a la queja, la preocupación, la confusión y aquella sensación de vacío. Convierte en algo invisible al círculo vicioso por el que estamos transitando; si sentimos sus efectos, pero nos resulta casi imposible darnos cuenta de la situación en profundidad, nos imposibilita de observarnos y analizarnos fríamente.

Quejas, sufrimientos, molestias, nos afloran, y no nos permite ver que, para salir de esta situación, de esta tan dañina repetición, debemos tomar decisiones que nos permitan romper con ese círculo que nos genera tanto desgaste y sufrimiento.

Existen diferentes tipos de círculos viciosos; los separaré en tres, para ayudarte a detectarlos y salir de su trampa.

Girar dentro de un trabajo desgastante:

En los casos en que nuestro empleo no nos satisface, estamos incomodos o recibimos maltratos en él, probablemente sintamos una situación de frustración, impotencia, suele ser común el desgane, provocado en igual medida por la falta de reconocimiento y de oportunidades de crecimiento laboral. Esto provoca que el hecho de empezar la jornada laboral diaria se convierta en una tortura, crea un total rechazo al día lunes, y que ansiemos profundamente a la hora de huir de ahí. Percibimos este malestar provocado por el trabajo, pero, sin embargo, si estamos en el círculo somos incapaces de hacer algo que cambie la situación, sino que solo, giramos en él, reaccionamos con ira, molestias, quejas.

No hay recetas mágicas ni únicas:

Pero, si les puedo comentar una herramienta efectiva es atreverse a buscar nuevas oportunidades laborales, y marcarse objetivos concretos, con un tiempo límite. Sin miedos. Tomar una decisión lleva tiempo y pasos, pero sin dudas el primero es ¡animarse!

Girar en una ruptura complicada:

Ese momento en que empiezas a aceptar que esa relación no era sana para ti y te hacía daño, cuando sientes que emprendes el camino del olvido de tu ex… aparece la “añoranza”. En ese mismo momento clave, donde recuerdas aquello negativo que pasaba, te enojas y dices: ¡NO! ¡Eso se acabó! Aparece un tímido like en Facebook o te llega ese repentino sms y entonces tu reacción emocional, indica que sigues siendo víctima de esa trampa circular de tu mente. Aparase la terrible ¿Por qué no darle otra oportunidad? Después de todo no era tan mala la relación. O bueno si… pero te resulta más fácil pensar en volver a lo conocido, a repetir historias viejas que sabes que posiblemente no funcionaran de nuevo, pero te aterroriza la idea de tener que empezar a conocer a alguien nuevamente y enfrentarnos a una cosa nueva y desconocida. Pero claro mientras que hagamos lo miso y permitamos que nos sigan haciendo lo mismo desgraciadamente los resultados serán los mismos. Así que amigo(a) mío(a) no tengas miedo. Probablemente sea justo ese absurdo miedo a lo nuevo o la soledad lo que nos obstaculice romper este círculo y salir a delante.

Girar dentro de la adicción a sustancias:

Estas adicciones a sustancias, son provocadas comúnmente por el consumo compulsivo de este tipo de sustancias o drogas capaces de crear dependencias, físicas o psicológicas. El circulo vicioso aprovecha esto y en el momento en que este vicio tiene la posibilidad de sr consumo desmedido, entonces aprovecha y se instala. Y hace que comience el “consumir por consumir” consumir por que el cuerpo o la mente nos los piden. Para una persona adicta, esto se ha hablado otras veces, es casi imposible dejar de consumir. Y justo esto fortalece este tipo de círculos, por lo que se vuelve necesario la ayuda especializada y la contención poderosa para lograr deshacerse de esta dependencia y de esta trampa de la mente, peligrosa y hasta mortal. Y claro, ahí no acaba todo, una vez enfrentamos esto vienen los efectos de la abstinencia, y es el efecto que aprovecha este círculo como recurso para situar en nuestra mente nuevamente la necesidad de volver al consumo.

Reoriéntense a una vida sana.

Permanecer girando una y otra vez en círculo no nos permite un crecimiento personal ni un bienestar emocional. Al detectar nuestro circulo vicioso, podemos salirnos de la queja y preguntarnos por qué nos está pasando esto, para así poder empezar a transitar un camino diferente en un proceso de cambio muy interesante.

2 comentarios sobre “Hablemos de Geometría Mental Los Círculos Viciosos

Responder a Osniel Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s