La sociedad de las apariencias llega a su cúspide con: ¡¡¡EL POSTUREO!!!

“(…) Cuando la imagen que proyectamos es lo más importante (…)” personas para hacer el “fantasma” o el “Cultureta” o como se le dice en Cuba “Infladores” siempre ha habido. Pero hoy por hoy las redes sociales les han dado grandes alas y oportunidades nuevas: es tiempo de Posturear…«

Es bien conocido por todos que, en cualquier sitio donde haya sociedad, hay alguien que juzga. Va de cortes de pelo a la estética de un tattoo, atravesando los productos consumidos y el lenguaje no verbal utilizado, las etiquetas bien diseñadas en lo más alto de las factorías de Marketing atraviesan sin duda todo lo que nos une a la vida en comunidad. Hace unos años eran las tribus urbanas de guardar esta especie de códigos de estética y conductas para sí. Hoy, han sido totalmente diluidas en un concepto más amplio, estas piezas de personalidad para llevar: el postureo.

Todavía sin registro en los diccionarios. Y tratándose de un neologismo muy reciente acuñado y utilizado sobre todo en el entorno de las redes sociales, lo que estamos viviendo hoy como postureo no es nada nuevo. 

“…son formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación. Es un exhibicionismo que requiere público. Se trata de que te vean el mayor número de personas posible. Sin ese público requerido el postureo no tendría sentido…”

Postureo:   Claro queda que el de postureo no es un acuñado concepto sociológico ni psicológico, sino que es más bien una palabra nueva que, de seguro, proviene del inglés “posers” que a su vez es un préstamo del francés. Con esto seguro ya tienen pistas sobre como apareció la raíz de esta nueva palabra. 

En principio, era una forma peyorativa de referirse a estas personas que siempre fingen ser quien no son. Pero luego las tribus urbanas extendieron enormemente el uso de esta palabra al utilizarla en referencia a quienes adoptaban sus esteticismos sin previamente haber interiorizado los gustos musicales de dicha tribu, así como sus valores o sus costumbres. En disidentes espacios y no en académicos círculos. Lejos de una definición fija se manipula en la calle. Un lugar en que se exterioriza la personalidad de uno, para, digamos, reinventarse en parte. De esta manera hacer gala del postureo se volvió una forma de imitar la apariencia de un colectivo sin modificar a su vez la ética personal, ni adoptar la suya. Sin necesidad de comprender el contenido que da sentido a esos cortes de pelo, ni esas sensaciones que transmite su música.

En la actualidad esto ha quedado totalmente atrás, y el postureo se ha independizado 100% de estos ghettos de juventud: ahora forma parte del día a día de muchos de los urbanitas. Se trata de mostrar la imagen anhelada, pero no cualquier imagen anhelada; abreviadamente, aquella con la cual podemos entremezclarnos en la multitud, no destacar. Claro, esta nueva manera de engañar es un producto para todos los paladares, fácilmente comercializable y exportable a todos los países de occidente. Ya no es que esté relacionado el postureo y la comunidad, ni los colectivos específicos. Ahora toca, fingir lo que no se es, pero, esta vez a gran escala. El individuo quiere aparentar ser algo mucho más amplio, para todos los gustos, sin estridencias. 

Personalidad para llevar; nuevas formas de posturear…. En los mismos caldos de cultivo en los que aparecieron las tribus urbanas en su momento, se ha recreado el postureocomo lo conocemos hoy: una exteriorización de los signos relacionados con la vida, más allá del trabajo. Con la diferencia de que en las tribus urbanas el “más allá del trabajo” se refería a espacios de disidencia: música, conciertos, grafitis, y el skate en lugares públicos. Hoy nuestro querido postureo recibe como “más allá del trabajo” simple y llanamente el tiempo de ocio. 

Todo se basa en las redes sociales. El nuevo postureo se da principalmente en el laboratorio de nuestras cuentas de Facebook, Instagram y Twitter. Como mismo antes se trataba de copiar algunos elementos de las bandas sociales fácilmente reconocibles, hoy se trata de aparentar ser una persona normal de clase media, con bien asimiladas influencias estéticas por esta clase, y situaciones típicas de los momentos de ocio. 

(…) si antes el postureo se ejercía en la calle, hoy se ejerce desde la soledad de los dispositivos electrónicos, desde el momento de seleccionar fotografías y darle al botón subir imagen. Es algo que puede hacer todo el mundo con acceso a la tecnología, con independencia de las dinámicas sociales o las costumbres del lugar (…)

Parecer normal…totalitarismo: Un mecanismo de todo o nada rige la globalización actual y en ella nace el postureo como un artefacto de la misma. ¿Recuerdan que hace dos o tres años la gente se burlaba de los primeros turistas chinos que llegaban con un palo selfie? Pues hoy es muy común utilizarlos. Si bien hace unas décadas la gente fingía para distinguirse en sociedad, hoy se hace para estar más a tono con los seres de la aldea global. Seamos como seamos, parecen decir, todos tenemos tiempo de ocio y nos gusta vivir la vida. Los avatares que utilizamos en nuestras redes sociales parasen cada vez más sostener nuestra vida social. Cada vez más, la imagen que damos se parece, a la que queremos dar a través de estos perfiles virtuales. Ojalá y en este tan grande afán por demostrar lo que se es, no se pierda el gusto por vivir la vida, de manera espontánea y original.

Lo importante para quien practica el postureo en las redes es recibir algún tipo de “feedback” y el problema viene cuando la búsqueda de reconocimiento se convierte en la finalidad del acto comunicativo. Por desgracia va en creciente la dependencia de la aprobación de los demás, en redes sociales, al punto de volverse patológico. 

“No es nada malo. A todos nos gusta gustar, deseamos convertirnos en alguien especial para la gente que admiramos y de ahí esa búsqueda y creación de la imagen que queremos proyectar de nosotros mismos.”

Se trata de un juego que es bueno, mientras sea eso, un juego. Solo se convierte en un problema cuando de juego pasa a adicción. Dado que el postureo ha existido siempre lo que realmente resulta interesante es como justamente ahora se ha convertido en un fenómeno tan evidente. Y es justamente las redes sociales quienes han probablemente consolidado el postureo como tendencia o lo han hecho tan evidente. Entonces es como legamos a un hoy en día, donde, cada vez más, un montón de personas se muevan a hacer cosas no porque les apetezca sino porque toca. 

 El postureo es casi un arte. No es tan fácil, es algo que se sabe o no se sabe. Es una actitud con la que la gente juega a ser lo que no es, lo que les gustaría ser, y a hacer cosas a cambio de reconocimiento… cuantos más “me gusta” mejor… subir fotos a Instagram con tu mejor cara, ( o mejor tomarte 30 fotos y luego seleccionar dos, editarlas a full, cortarlas y publicarlas con el txt: lo importante es ser natural)  en un día en el que te has levantado de tu peor humor, ir a un evento con tu mejor sonrisa cuando en el fondo estás pensando en la rabia que te da haberte perdido el entrenamiento de la tarde, o la cita con un posible novio… todo eso es posturear.  

Es algo como, vivir de cara a la galería, siempre, a todas horas en donde quiera que estés. ¿Lo más curioso? Todos jugamos hoy en día al postureo. No escapa nadie. Ese, es el verdadero poder, que le damos a las redes sociales. Hasta los abuelos posturean. No es un tema para famosos y gente guapa, no, aunque claro ellos son los reyes de este tema… todos pueden intentarlo, es un fenómeno unisex y atemporal 100%… si es que hasta las madres tienen su código de postureo para presumir de sus bebes o de lo que sea…

¿Hasta cuándo? ¿Se acabará el postureo, o es para siempre?   Somos consumistas, nos gusta cada vez vivir más rápido, viajar más lejos, compartir más videos, hacer más fotos, tener más ropa, ir a más sitios, conocer más gente, fingir más. Vivimos así. Y eso nos hace pensar que el postureo es algo de siempre… y que será para siempre. La diferencia es que antes a los “fantasmas” o como decía al principio “Infladores” acababas por pillarles, o sabia o no sabía, siempre lo cogías en un despiste. Pero el que posturea solo en las redes lo tiene mucho más fácil, con un solo click puede ponerse al día, de aquello que necesita saber para así seguir postureando… quizápor eso tantos optan por las redes y el postureo en ellas, y no en el cara a cara, pues es muy difícil en pleno siglo XXI admitir que no sabes de todo, ahora que todo está al alcance de un click…

Eso es lo malo de quien cae en las garras del postureo sin entenderlo como un juego, que les parece que son menos mientras más tarden en responderles un WhatsApp y acaban esclavizados de su propio postureo. Ante eso, un único y ultimo concejo: más vale tomárselo con cala y como eso, un juego. Y posturear cuando se tiene ganas de ello, no por obligación, pues al final, lo que en principio hacemos para diferenciarnos del resto, es lo que nos acaba igualando a todos…

2 comentarios sobre “La sociedad de las apariencias llega a su cúspide con: ¡¡¡EL POSTUREO!!!

  1. vivir de caras a la galería, me gusta eso…. es verdad , creo que todos hemos caído en ese mundo alguna vez.
    el postureo ya prácticamente viene siendo una etapa de vida q a todos nos toca vivir, para ver si sabemos superarla o no… los que se quedan en ella, pues viven del postureo y de las falsas apariencias…
    si las redes sociales llegaron para quedarse, entc existirá toda la vida, además es una herramienta más del consumismo….

    y al final todos chocan con la verdad de enfrentarse a como realmente son…. yo solo espero que para esos…que viven del postureo, que fortalecen su personalidad en base a ello….. ya cuando se den cuenta….pues no sea demasiado tarde…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s