“Reflexiones Sueltas” Una historia que puede ser común… (parte 2) Por: Alistair Blackbridge

El amor es algo tan complejo ¿Verdad? Aquí les dejos la segunda entrada de una Historia Reflexiva que me ha enviado un lector anónimo a mi sección: «Reflexiones Sueltas» espero les guste, este chico quiere reenamorar a su expareja…

Aprender a amar de nuevo, parte 2…

En estos momentos me siento perdido, siento que estoy perdiendo la cabeza por no querer que se vaya; siento que no logro que se olvide de su pasado, y aún así cada día qué pasa me enamoro más de el…no, mas bien, me vuelvo a enamorar de el.

Una infinidad de posibilidades, de futuros sin florecer brillan en los delgados tallos que me ayudan a sostener esta oportunidad que me ha dado de ayudarle. Sin embargo, cada día veo como no permite que un capullo se abra, siento que tiene miedo de verlo crecer… no, quizás sea que realmente no quiere. Ojalá que algún día uno de esos capullos logre convertirse en una flor; que el simple hecho de que la arranques para conocer su olor, haga que esta pesadilla en la que está sumergido, acabe. Me haría muy feliz, pues el sería finalmente feliz, me aseguraría de ello.

Extinguiría su fría soledad con el calor de este fuerte sentimiento que trato de no desbordar por miedo a que se asuste y se vaya.

Quisiera creer que ese momento llegará pronto, sueño con eso. Sin embargo, el más hermoso de los sueños es el que más nos puede despedazar; en especial este, que viene acompañado de la amabilidad y calidez de esa sonrisa triste que me lanza para hacerme creer que todo está bien.

Siento que aquellas estrellas que cubrían nuestro cielo en antes, en la fiesta en que empezó todo, las está alejando para que no sea capaz de verlas. Pero, ya lo dije, no pienso detenerme hasta que mis sentimientos derriben la amargura de su pasado no permitiré que deje caer la toalla. Ojalá que mis sentimientos sean suficientemente fuertes.

Muchos me han advertido: que no puedo hacer milagros, que no puedo reventar mi corazón contra el enorme muro de espinas de su pasado, que su sonrisa gentil me predice un futuro retorcido lleno de dolor. Pero, no puedo dejar de intentarlo, no quiero dejar de hacerlo.

Tenemos la oportunidad de encontrar la felicidad juntos, por más pequeña que sea la probabilidad de que deje que eso pase. Sin importar lo doloroso que sea el camino, de ser necesario moriré en el intento de abrirnos paso a ambos si el no puedes hacerlo.

Quiero eliminar la tristeza de su mundo. Por desgracia no puedo borrar su pasado, pero puedo hacer temblar esas memorias ante la presencia de unas nuevas y más fuertes. Puedo ayudarle a empezar a amar nuevamente, empezando desde zero. Esa es la oportunidad que le pedí, pero que siento mucho percibir, que no da resultados, no importa cuanto me esfuerce.

La hermosa luz que el emite, esa que me dio el calor que necesitaba para darme cuenta que me podía enamorar otra vez, en silencio se apaga y me deja ver todos los días esa tristeza a la que das fuerza. Me deja ver que yo estoy enamorado, mientras el, quizás sólo me quiere, o eso creo. No son deseos, no son buenas intenciones, no es que le quiera para mi, no es que no quiera perder contra el fantasma y los demonios de su pasado, es que quiero verlo feliz. Quiero hacer de todos los días un canto suave, una melodía, una canción para su alma. Quiero enseñarle a amar otra vez, sólo que siento que no me da la oportunidad y que pronto me dirá que pare de intentarlo.

Ojalá me equivoque.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s