“Reflexiones Sueltas” Guarda a tu amigo bajo la llave de tu propia vida.

Decía Emerson que un amigo es alguien con quien se puede pensar en voz alta. Pero para llegar a ese estado de confianza se requiere hallar a alguien con quien uno se identifique plenamente, lo cual no es fácil, por que el ser humano es como la luna, que muestra su cara iluminada y se guarda para si la oscuridad. Claro que no somos en todo momento luna llena, a veces los defectos y malas acciones están a la vista. De ser soles, no tendríamos esta dificultad, mas perderíamos el encanto de pasar por faces, y esta “imperfección” nos otorga misterio, y el misterio despierta siempre cierta curiosidad. No por gusto según los poetas la luna es más romántica.

Astrología aparte, siempre el ser humano guarda insondables secretos; el pensamiento es constante e infinito y uno no puede expresar mas que una pequeña parte de lo que siente o medita; pero también se guarda ideas intencionalmente, de ahí la importancia de encontrar a alguien en quien depositemos toda nuestra fe.

Dicen que fue Aristóteles quien dijo: un amigo es un alma en dos cuerpos. Yo no afirmaría tanto; incluso no se si haga falta. Dos amigos pueden ser muy diferentes, lo que, eso si, deben tener un ideal común, un sentido de la vida que los lleve a reciprocarse, una especie de mirada convergente en el futuro.

A veces somos ligeros al decir Amigo(a), habrás escuchado la frase: quien tiene amigos tiene un central, que viene de un sentido pragmático, de ver las amistades como relaciones con las cuales “resolver”. Hay también quien llama amigo a todo el que conoce: a los compañeros de aula o de trabajo, a los vecinos; en fin se presenta y te considera desde ya una amistad suya. Eso esta muy bien humanamente, pero es una simple manera de nombrar; una verdadera amiga(o) es algo muy hondo, que requiere una compenetración imposible de entablar con muchas personas por que el tiempo vital no alcanza y, sobre todo, por que el corazón no se puede dividir en tantas partes. Bueno esto ultimo fue un poco cursi y Gabriel G Márquez me diría que: el corazón tiene mas cuartos que un hotel de putas.

Según Washington: la verdadera amistad es una planta que crece despaciosamente y debe resistir a los azotes de la adversidad para poder dar buenos frutos.

De todos modos no creo que halla que esperar a la vejez para saber donde están los amigos, pero si es cierto que con el tempo uno filtra sus relaciones y aprende a definir mejor, sobre todo cuando se pasa por momentos difíciles. En la medida en que la vida pasa se van dejando atrás decepciones, intereses, distancias, y quedan solo las personas que ensanchan contigo el horizonte: unos se marchan, otros resultaron falsos, alguno queda en el recuerdo… alguien dejo escrito que una triple bendición son los amigos: llegan, se quedan y se van.

La amistad es una elección; el cielo nos da los familiares; ¡Gracias a Dios que podemos escoger las amistades! Sin pretender menoscabar a la familia, es cierto que ella nos toca al nacer, sea como sea, y los amigos son plena responsabilidad nuestra: es uno quien otorga tan elevado titulo.

Realmente las almas nobles no tienen amigos infames, para el que tiene buen corazón un amigo lo prestigia, lo enorgullece, aun en el caso de que un ser epidérmico lo apunte con el índice inquisidor.

Anda despacio al escoger a tus amigos; pero cuando los tengas, mantente firme y constante.

La prosperidad hace amistades que la pobreza se dedica a comprobar.

Por: Jorge Días Fábregas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s